Tel: +34 932 310 811 - surisa@surisa.es

Sistema de control de temperatura de un horno

Innumerables procesos de fabricación requieren, en alguna o varias de sus fases, de un control de temperatura de un horno industrial. Disponer de sensores adecuados, resulta imprescindible en estas etapas en las que la temperatura es un factor clave. Un horno industrial puede alcanzar temperaturas muy diferentes, con lo que no siempre será posible utilizar el mismo tipo de indicador. Disponemos de etiquetas irreversibles, lápices y pinturas termosensibles para medir la temperatura en el interior del horno y – más aún – directamente sobre las piezas que se están fabricando. Se podrán detectar oscilaciones no deseadas de temperatura en zonas de acceso imposible.

Principales productos para control de temperatura de hornos industriales

  • Este producto se suministra en sobres de 10 termómetros. Indicador de temperatura con 8 puntos de temperatura de tipo irreversible. Se trata de un termómetro adhesivo que se puede adherir a cualquier superficie o producto. Los puntos vienen marcados con la temperatura en ºC y ºF. 

    13,73 €
  • Indicador de temperatura de tipo irreversible de un punto. Estas etiquetas de temperatura son adhesivas y se pueden pegar en cualquier superficie o producto. Realizan un cambio de color permanente al alcanzar la temperatura marcada.

    21,17 €
  • Lápiz térmico para control de temperatura. Estos lápices basados en ceras, con tinte termosensible, permiten realizar una marca sobre cualquier superficie que cambiará de color en función de la temperatura.

    102,81 €
  • Etiquetas de temperatura adhesivas de cambio permanente con 6 puntos de control. Se suministran en sobres de 10 unidades

    12,61 €
  • Termómetro irreversible de 10 puntos de temperatura. Se suministra en sobres de 10 unidades.

    16,51 €

Qué temperaturas podemos controlar con termómetros irreversibles

Cuando el rango de control de temperatura de un horno industrial no supere los 290ºC, podremos utilizar tiras termosensibles irreversibles. Estos indicadores son la opción más económica, sencilla y precisa que podemos usar, cuando el rango de temperaturas así lo permite. Solo se requiere elegir una zona limpia y seca de la pieza donde pegar la etiqueta antes de introducirla en el horno. Al final del proceso, podremos ver qué ha pasado, e incluso, retirar la etiqueta para adjuntarla a un informe si  fuera preciso por temas de calidad.

Qué temperaturas podemos controlar con lápices de temperatura

Cuando no puedan usarse tiras, bien porque las piezas son muy pequeñas y no disponemos del espacio suficiente para pegarlas, o bien porque la temperatura que se alcanza supera los 290ºC, un buen sistema de control de temperatura de un horno serán los lápices termosensibles. Con esta opción, abarcaremos el rango de temperaturas 120 a 600ºC. Su uso es muy sencillo también, ya que se trata de un lápiz tipo cera con el que podremos marcar las piezas fácilmente, requiriendo mucho menos espacio. En este caso, si hemos marcado una pieza que incluiremos en nuestro stock de venta, tendremos que retirar el trazo: simplemente pasando una lija - manual o mecánica – será suficiente. Si nos ha sido posible incluir en el mismo horno un pedazo del mismo material o una pieza control, nos ahorraremos incluso este paso.

Qué temperaturas podemos controlar con pinturas termosensibles

Existen hornos en los que se alcanzan los 1300ºC o más. Para unas temperaturas tan hostiles, el uso de pegatinas de papel o lápices queda descartado. Para el control de temperatura de un horno industrial que alcanza tan altas temperaturas, usaremos pinturas termocrómicas, preparadas no solo para aguantar este calor, sino también diseñadas para cambiar de color según sean las temperaturas alcanzadas. Estas condiciones de trabajo complican un poco la situación, y las lecturas requerirán que el operario disponga de cierta información previa antes de usar este tipo de pinturas. La pintura se suministra con toda la información necesaria para obtener el máximo rendimiento, e identificar los colores antes de empezar a trabajar. La documentación incluye:
  • Gráfica de calibración Tiempo/Temperatura
  • Tabla de colores: está realizada con Nimonic 90 por lo que el operario deberá realizar unas pruebas previas de pintado en el material a controlar, de manera que pueda construir su perfil de colores “real” concreto
  • Grosor de la capa de pintura a aplicar
  • Temperatura de seguridad para evitar cambios de color antes de hora.

Ventajas de un control térmico interno en un horno industrial

  • Detectar posibles fallos como fugas, puntos calientes o desequilibrios de temperatura
  • Diagnosticar la temperatura con precisión
  • Eliminar extracostes de combustible o energía eléctrica
  • Seguir las directrices de calidad establecidas
  • Mejorar la calidad del producto final y garantizar la satisfacción del cliente