Tel: +34 932 310 811 - surisa@surisa.es

Control de temperatura en la industria médica, farmacéutica y química

El seguimiento de la temperatura en la industria médica, en la farmacéutica y en la química es fundamental para mantener los protocolos de seguridad. Estos sectores de la salud trabajan con elementos sensibles a las variaciones de la temperatura y, en algunos casos, el control de la temperatura en el que se mueven es clave para garantizar su adecuado estado de funcionamiento.

Las etiquetas indicadoras son un recurso práctico con el que podemos controlar la temperatura de una manera rápida y sencilla, ya que sus elementos termosensibles reaccionan al calor cambiando de color y muestran de una forma visual la temperatura, haciendo más fácil el control.

Tipos de Industria Médica Farmacéutica

  • Transporte de vacunas y medicamentos

    Transporte de medicamentos en avión

    El transporte de medicamentos a temperatura controlada exige el uso de aparatos con cámara frigorífica que evite que la cadena de frío de los medicamentos se altere. Por lo general, la temperatura ha de mantenerse siempre entre 2° y 8°,siendo imprescindible el uso de una cámara frigorífica limpia y un proceso de estiba cuidadoso que evite roturas o accidentes similares. El control de la cadena de frío es fundamental, mediante algún dispositivo como los registradores de temperatura, o bien mediante soluciones más simples, como los indicadores adhesivos que alertan mediante cambio de color de los fallos en la refrigeración, tanto por exceso como por defecto.

    Qué pasa si una vacuna pierde la cadena de frío

    La cadena de frío de los medicamentos termolábiles ha de mantenerse de forma constante para evitar la alteración de sus propiedades. Si esto llegase a suceder, aumenta la posibilidad de contaminación biológica, convirtiéndose en una amenaza seria para la salud al aumentar su nivel de toxicidad.

    A simple vista es imposible detectar si se ha roto la cadena de frío de las vacunas. Por esta razón, es necesario contar con un indicador de temperatura, capaz de avisarnos si, en algún momento del trayecto, se han alterado las condiciones térmicas necesarias.

    Características que debe tener el correcto transporte de vacunas

    Para el transporte de vacunas hay que contar igualmente con vehículos con cámara frigorífica, cajas isotérmicas, neveras portátiles, paquetes de hielo y, sobre todo, sistemas de control de temperatura que nos aseguren la conservación de la cadena de frío de los fármacos.

    Al llegar la carga a su destino, hay que introducirla en un refrigerador de vacunas a la misma temperatura. La conservación de vacunas en cadena de frío garantiza la termoestabilidad de las vacunas, minimizando de este modo la posibilidad de proliferación de gérmenes o deterioro del medicamento, lo que podría crear un problema de salud al paciente.

    Como se puede comprobar, los profesionales del sector no transportan todos los medicamentos como si de una mercancía única se tratara. Cumpliendo un estricto protocolo, en todo momento se siguen las instrucciones del laboratorio para realizar el transporte más adecuado. La horquilla de temperatura va desde los 0
    ° de las vacunas a los 25° de otras opciones de medicamentos de uso común que no necesitan refrigeración, pero sí control de temperatura. 

    El uso en estas tareas de indicadores de temperatura de tipo irreversible, permite el control desasistido durante el transporte, ya que actúan como chivatos mediante un cambio de color permanente, avisando si se ha roto la cadena de frío en cualquier momento.

    También los termómetros adhesivos tradicionales son de utilidad, para comprobar la temperatura del refrigerador de vacunas en cualquier momento y poder prevenir una refrigeración inadecuada a tiempo.

    Esperamos haber dado a conocer los aspectos más destacados sobre el transporte de medicamentos refrigerados,  ayudando a comprender la importancia de contar con un transportista que cumpla estrictamente los protocolos, y un método de control adecuado de temperatura, con el objetivo de garantizar tanto una correcta conservación,  como la durabilidad y la funcionalidad de cada medicamento.


  • Esterilización de material quirúrgico

    Esterilización de material quirúrgico

    Podemos apostar por las siguientes tres opciones: calor seco, autoclave y compuestos químicos.Aunque, como veremos a continuación, solo dos de ellas son las más usadas en la actualidad.

    Calor seco

    Se lleva a cabo gracias a las estufas Poupinelle que tienen la capacidad de poner a 180°C el instrumental. La parte negativa es que hay que esperar a que se enfríe antes de usarlo, y que tan alta temperatura provoca un deterioro prematuro del mismo. Es el método menos utilizado.

    Autoclave

    Consta de dos cámaras: una externa y otra interna, en la que se usa el vapor para eliminar los gérmenes. El más usado es el denominado pre vacío:en su interior se produce el vacío del oxígeno, la entrada del vapor a una temperatura de entre 121 y 134°C, de nuevo el vacío y, finalmente, el enfriamiento. 

    Compuestos químicos

    Opciones como el óxido de etileno, el formaldehido, el gas plasma y el peróxido de hidrógeno, se disponen en cámaras para la inmersión del material quirúrgico correspondiente.

    Esterilización de material de laboratorio

    A los arriba mencionados, se les deben añadir los que te explicamos en los siguientes apartados.

    Autoclave con calor seco

    Lo que se intenta conseguir es que las proteínas se desnaturalicen, que se fundan los lípidos y que los microorganismos se desequen. Es un método muy poco agresivo con el instrumental metálico y resulta idóneo para la esterilización de sustancias viscosas o en forma de polvo. Funciona a 120°C de temperatura.

    Radiaciones

    Son ionizantes, dada su efectividad para eliminar los microorganismos fácilmente. Se suele apostar por la radiación gamma, debido a su capacidad de penetración. Es muy eficaz para eliminar los gérmenes de las placas de Petri.

    Métodos de esterilización en el laboratorio de microbiología

    Podrían distinguirse dos grandes grupos, entre los que se incluyen parte de las opciones ya expuestas.

    Métodos químicos

    Se suelen usar alcoholes (isopropílico y etanoles), aldehídos (glutaraldehído y formol), fenoles (xilenol y ácido carbólico), óxido de etileno y peróxido de hidrógeno principalmente.

    Métodos físicos

    Autoclave, calor seco, aire caliente, incineración, tindalización, pasteurización, ebullición y vapor, entre otros.

    Esperamos haberte dado a conocer las nociones necesarias para saber cómo se produce la esterilizaci
    ón de material quirúrgico y de laboratorio.

Industria Médica Farmacéutica más vendidos

  • Chillchecker es un sensor de temperatura adhesivo para el control de la cadena del frío. Este indicador realiza un cambio de color permanente al sobrepasar la temperatura indicada en el mismo.

    186,82 €
  • Indicador de temperatura adhesivo LCD de tipo reversible. Nos permite controlar si el refrigerador está en un nivel de temperatura adecuado.

    38,81 €
  • Tempsafe es una etiqueta adhesiva que cambia de color al aumentar la temperatura, mostrando un mensaje para prevenir acerca de superficies calientes y evitar quemaduras.

    26,50 €
  • La etiqueta de temperatura adhesiva TDI es un indicador con tres puntos de temperatura de tipo irreversible. Está especialmente fabricado para el control de la desinfección en los lavavajillas industriales.

    248,25 €
  • Este producto se suministra en sobres de 10 termómetros. Indicador de temperatura con 8 puntos de temperatura de tipo irreversible. Se trata de un termómetro adhesivo que se puede adherir a cualquier superficie o producto. Los puntos vienen marcados con la temperatura en ºC y ºF. 

    13,73 €

Aplicaciones del seguimiento de la temperatura en la industria médica

La temperatura es uno de los factores que tiene en cuenta la industria médica en la elaboración de sus dispositivos. Aunque los termómetros corporales sean los más conocidos, nos encontramos con más elementos cuya función es realizar un seguimiento definido de los grados. Un caso son las incubadoras, donde los neonatos completan su formación y manteniéndolos en los límites fisiológicos de 36–37 ºC.

Otro ejemplo son los procesos para las esterilizaciones de materiales médicos, en los que  se aplican unos niveles de calor determinados durante un periodo de tiempo. Algunos ejemplos son la esterilización por vapor para eliminar los gérmenes o el calor seco empleado, sobre todo, para el vidrio y otros materiales de laboratorio. Y, por supuesto, debemos hacer mención al necesario control de la temperatura en los hospitales y centros de salud.

Conservación de la temperatura en la industria farmacéutica

Es básico mantener los niveles idóneos de  temperatura en la industria farmacéutica para las elaboraciones de fármacos en los laboratorios y para su conservación, con la implantación de cadenas de frío. Por ejemplo, los medicamentos termolábiles han de permanecer en la nevera a una media de 5 ºC (entre 2 y 8 ºC), y también es la franja ideal para el control de las vacunas existentes en España. Además, se recomienda que la temperatura de los locales de las oficinas de farmacia sea inferior a 30 ºC.

Temperatura en los productos de la industria química

La medición de la temperatura en la industria química se emplea en diversas fases de la fabricación de productos, desde el punto de calor necesario para conseguir unas reacciones hasta la esterilización con calor seco del instrumental o de materiales como polvos y sustancias oleosas.

El objetivo de
tener un control sobre la temperatura en la industria médica, farmacéutica y química ha promovido el desarrollo de tecnologías que ayudan a la inspección. Las etiquetas indicadoras son unos dispositivos funcionales que se adhieren a las superficies con facilidad. Hay modelos reversibles, útiles como los termómetros para momentos puntuales, y también modelos de tipo irreversible que cumplen la función de registradores de la temperatura, al realizar un cambio permanente. Estos cambian de color, algo que podemos apreciar cuando llegan a una temperatura concreta.