Tel: +34 932 310 811 - surisa@surisa.es

Laboratorios: Termómetros y control de temperatura

Dado que la mayoría de fármacos requieren de unas condiciones de temperaturas concretas y adecuadas para mantenerse en buen estado, los termómetros de laboratorio son  una herramienta imprescindible. Hablamos de preparados sensibles y costosos cuya conservación debe ser excelente, desde el fabricante hasta el receptor final.

Entre toda esa cadena, también las farmacéuticas tienen que cumplir con los límites establecidos para conservar los medicamentos en aras de no poner en peligro la seguridad de los pacientes. Es importante que sepas que, tanto la composición como los componentes activos de un fármaco, pueden modificarse de manera irreversible si no se cumple esto.

Termómetros para laboratorios: productos más comunes


  • Este producto se suministra en sobres de 10 termómetros. Indicador de temperatura con 8 puntos de temperatura de tipo irreversible. Se trata de un termómetro adhesivo que se puede adherir a cualquier superficie o producto. Los puntos vienen marcados con la temperatura en ºC y ºF. 

    13,73 €
  • Indicador de temperatura adhesivo LCD de tipo reversible. Nos permite controlar si el refrigerador está en un nivel de temperatura adecuado.

    38,81 €
  • La etiqueta de temperatura adhesiva TDI es un indicador con tres puntos de temperatura de tipo irreversible. Está especialmente fabricado para el control de la desinfección en los lavavajillas industriales.

    248,25 €
  • Termómetro adhesivo de tipo horizontal con 7 puntos de temperatura que cambian de color, indicando de esta forma la temperatura detectada. Se suministra en packs de 10 unidades. Viene marcado en ºC y ºF.

    11,48 €
  • Chillchecker es un sensor de temperatura adhesivo para el control de la cadena del frío. Este indicador realiza un cambio de color permanente al sobrepasar la temperatura indicada en el mismo.

    186,82 €

Instrumentos de laboratorio para la medición de la temperatura los termómetros

Una vez puestos sobre contexto, te explicamos que existen dos tipos de termómetros de laboratorio para controlar la temperatura adecuadamente: tanto de medicamentos, como de algunos productos de la industria (recipientes de cristal, ampolletas, jeringuillas u otros) que requieren cierto estado de refrigeración. En este entorno, se busca mantener una temperatura estable entre 2ºC y 8ºC. Dentro de las neveras especializadas para esto, se consiguen unos niveles adecuados que, no obstante, hay que vigilar mediante  indicadores y sensores, para que no varíen. 

Por otro lado, también en las máquinas de esterilización de material de laboratorio se necesita un termómetro, para asegurar que el proceso se complete correctamente y sin fallos debido a  una temperatura inadecuada. En entornos de este tipo, lo importante es controlar que se ha alcanzado una temperatura suficiente para la desinfección. Esta suele estar en torno a los 71ºC aunque, dependiendo del material, puede variar. Así, los dos termómetros que hay realizan funciones diferentes, pero tienen una característica en común, y es que son adhesivos. Esto permite un uso sencillo y práctico, detectando directamente la temperatura real al estar adherido al producto.

Termómetros para laboratorio irreversibles: ideales para procesos de esterilización de material

Este tipo de indicadores de temperatura, llevan unos puntos que actúan de sensores, y cambian de color conforme se alcanza o supera el nivel calibrado. Son irreversibles porque, al llegar a esos grados, el cambio producido en la etiqueta permanece inalterable. Esto es toda una garantía para que sepas si se ha superado o no la temperatura de calibración, al observar cada termómetro, que incluso se puede despegar y adjuntar a informes.

Estos elementos de control son resistentes al agua, aceite y vapor. Son ideales en procesos como: la esterilización de material de laboratorio, el control desasistido de procesos térmicos o el cumplimiento de la cadena de frío en las neveras especializadas. Están disponibles en distintos tamaños y formatos, desde los de un único nivel hasta los de 10 niveles. 

Termómetros reversibles o tiras de cristal líquido

Por su parte, los termómetros reversibles son unas tiras fabricadas de cristal líquido, que al ser flexibles y adhesivas, se pueden colocar directamente sobre el producto. El termómetro laboratorio reversible, cambia de color de forma según vaya variando la temperatura, mostrando en todo momento cuál es la temperatura actual. Este tipo de indicador, es muy útil para visualizar la temperatura del momento en neveras especializadas y áreas de almacenaje.  Asimismo, se usa también para control de temperatura de muestras o preparados. Hay también varios modelos, desde 7 a 16 niveles. Su precisión es de +/-1º C. 

En resumen, debemos resaltar que este  tipo de indicadores de temperatura, es clave para el funcionamiento seguro de la industria farmacéutica. Por ello, debes disponer de buenos instrumentos de laboratorio y de un termómetro de laboratorio de excelente calidad.