Tel: +34 932 310 811 - surisa@surisa.es

Esterilización de alimentos: protocolo haccp

A la hora de desinfectar alimentos, la temperatura juega un papel importante. El calor ayuda en grado sumo a eliminar a los patógenos que podrían causar enfermedades. Pero es necesario asegurarse que se alcanzan las temperaturas de esterilización, por lo que el control de temperatura es fundamental. Sin unos adecuados procedimientos de limpieza y desinfección de alimentos,  los patógenos se convertirían en un serio problema de salud y, además, mermaría claramente la posibilidad de envasado y conservación de los alimentos.

El protocolo HACCP define los puntos críticos de estos procesos, alertando sobre los riesgos y explicando cómo prevenirlos para evitar
problemas de salud.

Principales termómetros para control de temperatura en procesos de esterilización de alimentos


  • La etiqueta de temperatura adhesiva TDI es un indicador con tres puntos de temperatura de tipo irreversible. Está especialmente fabricado para el control de la desinfección en los lavavajillas industriales.

    248,25 €
  • Indicador de temperatura de tipo irreversible de un punto. Estas etiquetas de temperatura son adhesivas y se pueden pegar en cualquier superficie o producto. Realizan un cambio de color permanente al alcanzar la temperatura marcada.

    21,17 €
  • Etiquetas de temperatura adhesivas de cambio permanente con 6 puntos de control. Se suministran en sobres de 10 unidades

    12,61 €
  • Este producto se suministra en sobres de 10 termómetros. Indicador de temperatura con 8 puntos de temperatura de tipo irreversible. Se trata de un termómetro adhesivo que se puede adherir a cualquier superficie o producto. Los puntos vienen marcados con la temperatura en ºC y ºF. 

    13,73 €

Programas de limpieza y desinfección de alimentos

La industria alimentaria siempre funciona a contrarreloj. Una vez que un animal es sacrificado o una planta recolectada, estos empiezan a pudrirse de manera irremisible.

Desde el matadero o el campo hasta el hogar del consumidor, hay toda una cadena de producción, la cual debe garantizar un buen sistema de conservación. La implantación de metodologías basadas en programas de esterilización industrial de alimentos es la única garantía para conseguir estos objetivos. La refrigeración es una vía útil de conservación de los alimentos, evitando o ralentizando su degradación. Sin embargo, en ocasiones es necesario un proceso previo de esterilización que garantice la eliminación de los agentes patógenos.

La desinfección por calor es la metodología más eficaz para la esterilización de alimentos envasados. Esta se basa en calentar los alimentos y sus recipientes a temperaturas que eliminen los microorganismos que puedan dañarlos. Así, la temperatura de esterilización de alimentos va de los 115 a los 127 ºC, dependiendo del tipo de alimento. Más que suficiente para asegurar la completa aniquilación de cualquier patógeno común.

El control de temperatura y asegurar que se alcanzan las temperaturas necesarias en estos procesos es vital, ya que los errores pueden acarrear consecuencias de gravedad para la salud. Una de las formas de conseguir la desinfección es la esterilización de conservas en autoclave. Estas máquinas calientan las conservas mediante vapor de agua a más de 100 ºC y las someten a una alta presión. La unión de altas temperaturas y vapor conduce a la desnaturalización de las proteínas de los microorganismos, lo cual contribuye a una eliminación efectiva.

El uso de etiquetas indicadoras de temperatura de tipo irreversible es una garantía de que el alimento ha pasado el proceso de desinfección y ha alcanzado la temperatura necesaria.

El protocolo HACCP

Las siglas HACCP,del inglés Hazard Analysis and Critical Control Points, hacen referencia al Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control, un protocolo seguido en la industria alimentaria para garantizar la inocuidad alimentaria y la esterilización industrial de alimentos. Se basa en la identificación, evaluación y prevención de los riesgos de contaminación de un alimento en toda la cadena de producción.

Es una herramienta que garantiza la calidad de los alimentos y asegura su conservación en el tiempo. Es rigurosa y establece mecanismos de autocontrol, lo que permite actuar con rapidez en caso de que aparezca una amenaza en alguna parte de la cadena.

El control de las temperaturas de esterilización de alimentos es una de las partes principales de este protocolo. Las etiquetas de temperatura son una herramienta eficaz para implantar correctamente las normativas vigentes.

En definitiva, desinfectar alimentos es clave en la industria alimentaria moderna. Esto garantiza que toda la población tiene acceso a alimentos en buen estado y con unos estándares de calidad garantizados. Todo gracias a la prevención.