Tel: +34 932 310 811 - surisa@surisa.es

Control de temperatura en incubadoras

La temperatura de una una incubadora es un factor determinante para conseguir un funcionamiento óptimo de la misma. Por esta razón, es importante tener en cuenta ciertos aspectos fundamentales que te iremos explicando a lo largo de los siguientes apartados. 

Igualmente, resulta imprescindible que aclaremos que, el control eficaz de la temperatura, es siempre sinónimo de apostar por la mejor opción posible. Todo sea por lograr que tu incubadora te permita obtener los resultados previstos, así como conseguir que, a través de sensores e indicadores de temperatura, te sea mucho más fácil certificar la temperatura real en su interior, evitando  de esta forma alteraciones importantes en la misma.

Indicadores de temperatura para incubadoras

  • Termómetro adhesivo con 12 puntos de temperatura. Este indicador muestra la temperatura actual mediante un cambio de color de los puntos de temperatura que lleva en la etiqueta.

    21,11 €
  • Este producto se suministra en sobres de 10 termómetros. Indicador de temperatura con 8 puntos de temperatura de tipo irreversible. Se trata de un termómetro adhesivo que se puede adherir a cualquier superficie o producto. Los puntos vienen marcados con la temperatura en ºC y ºF. 

    13,73 €
  • Etiqueta adhesiva con 16 puntos de temperatura. Este indicador realiza un cambio de color, mostrando en color verde la casilla con la temperatura que registra en cada momento. Es de tipo reversible, por lo que irá cambiando en función de los incrementos o descensos de calor que registre.

    21,64 €
  • Termómetro adhesivo vertical con 11 puntos de temperatura. Este indicador marca la temperatura mediante un claro cambio de color, de negro a rojo.

    16,54 €

Control de temperatura y humedad para incubadoras

El control de temperatura en neonatos es fundamental para su desarrollo, sobre todo en la primera semana. Este es uno de los factores críticos, así como la humedad, el ritmo cardiaco y el peso del bebe. Los bebes prematuros pierden calor corporal con facilidad, debido entre otras cosas a tener la piel más fina. Es por tanto necesario una monitorización continua de la temperatura corporal así como la temperatura del aire de la incubadora. Para ello es habitual aplicarles un sensor en la zona baja del abdomen, que nos informe continuamente de la temperatura corporal. Las incubadoras, vienen equipadas también, con un sensor para el aire, que regula la temperatura del ambiente dentro del habitáculo. En función de la temperatura corporal, se ajusta la temperatura ambiente, regulando de esa forma la temperatura del bebe y haciendo que permanezca estable en los 36ºC.

Indicadores de temperatura para incubadoras

La importancia del control de la temperatura en incubadoras de neonatos, así como de otros parámetros, hace que estén totalmente equipadas con sensores electrónicos. Sin embargo, es muy útil el uso de etiquetas de temperatura, como sistema redundante y al mismo tiempo cómodo para el control visual de forma rápida. Las etiquetas de temperatura, permiten a cualquier persona ver la temperatura actual de una forma fácil y además nos garantizan que los sensores están funcionando correctamente. Los termómetros adhesivos, basta con pegarlos en la parte exterior de la incubadora y nos informarán en todo momento de la temperatura que hay en el interior. Igualmente, cuando el bebe está más avanzado y sale de la incubadora, hay termómetros para la fiebre, que permiten pegarlos a la piel y monitorizar la temperatura de una forma cómoda en los primeros meses. Estos termómetros mediante un cambio de color, indican claramente la temperatura corporal.

Otras incubadoras y el control de temperatura

Además de las incubadoras para neonatos, hay otros tipos de incubadora, orientadas a animales o a la reproducción de pollos. El uso de etiquetas térmicas en estas incubadoras, facilita la tarea de control y complementa los sensores de tipo electrónico de las mismas. Veamos algún ejemplo con más detalle:

Control de temperatura para incubadora de pollos

La temperatura de una incubadora de pollos, debe encontrarse a unos 38 ºC para conseguir animales de primera calidad. Sin embargo, es necesario que sepas que esta cifra puede variar durante todo el proceso de incubación, por lo que es necesario contar con un sensor de temperatura para incubadora en perfecto funcionamiento.

El motivo no es otro que la mortalidad de los pollos, en caso de que mantengamos constante la temperatura y cometamos los siguientes errores:

  • Una falta de mantenimiento en el ventilador de la incubadora
  • El aumento de la cantidad de huevos a incubar
  • No secar el agua que suele aparecer en la base de la incubadora
  • Problemas en la apertura de las compuertas

Así, el control de temperatura para incubadora es esencial para sacarle el máximo partido a nuestra instalación. Los termómetros adhesivos nos aseguran una forma fácil y claramente visible de controlar la regulación de la temperatura. La humedad es otro factor que se debe vigilar, y que se ha de situar entre el 55 y el 60 %, aumentando en cinco puntos este último porcentaje en el momento de la eclosión.

La importancia del sensor de temperatura para incubadora

Este complemento es imprescindible para facilitar tu labor de control y vigilancia. Te ayudará a detectar si los valores de la temperatura son demasiado altos, si hay algún cambio brusco, y cuál es la temperatura del agua que aporta humedad. 

El mantenimiento del sensor es imprescindible para que, de un simple vistazo, tengamos la capacidad de corregir lo que sea necesario. No en vano, tras los primeros 10 días, te aconsejamos comprobar la temperatura de la cáscara de cada huevo de forma habitual, para prever cualquier tipo de problema.

Lo más adecuado es ir cambiando la temperatura a medida que avanzan los días, yendo de los 38 a los 35 ºC de manera paulatina. Este método, científicamente probado, te permitirá criar pollos que desarrollen sus órganos internos de forma correcta y sin irregularidades. 

Mediante los termómetros reversibles, podemos comprobar en cualquier momento que la temperatura es la adecuada. Por otra parte, termómetros irreversibles como el de 8 niveles, nos permite certificar la temperatura máxima alcanzada y asegurarnos que el proceso ha sido correcto.

Esperamos haberte dado las nociones más básicas, para que te sea mucho más f
ácil  conseguir incubar tus pollos de forma correcta y sin preocupaciones. Contando con sensores de calidad y llevando el control de la temperatura de la incubadora, te será mucho más sencillo.