Tel: +34 932 310 811 - surisa@surisa.es

FCP indicador de descenso de temperatura (pack 10 uds)

El indicador de descenso de temperatura FCP es una etiqueta adhesiva, que, mediante un cambio de color, nos alerta que la temperatura ha descendido por debajo de un valor crítico. El cambio de color es permanente e irreversible, por lo que actua como chivato de control dejando constancia del evento. Se suministra en sobres de 10 unidades.

Más detalles

57,00 €

Seleccione rango en el desplegable:

10 uds

Descuentos por volumen

CantidadDescuentoUsted ahorra
20 5% Hasta 57,00 €
50 10% Hasta 285,00 €
100 20% Hasta 1 140,00 €
200 25% Hasta 2 850,00 €
La etiqueta FCP es un indicador adhesivo para control de descensos de temperatura. Su funcionamiento es simple, basta con pegarlo al producto o caja de productos a controlar y el indicador realizará un cambio de color de verde a rojo en el caso que la temperatura descienda por debajo del valor establecido.

El indicador es de tipo irreversible, por lo que una vez ha realizado el cambio, debido al descenso por debajo de la temperatura crítica, queda permanentemente en rojo, alertando de lo ocurrido. De esta forma permite chequear a posteriori si un producto ha sido sometido a una temperatura indeseada, durante el transporte o en el almacenamiento.

FCP es un método simple y económico para controlar el descenso de temperatura durante la cadena de frío de medicamentos, vacunas, alimentación y otros productos, que en caso de verse expuestos a temperaturas de congelación, o simplemente de frío, pueden verse dañados.

Este producto no contiene baterías, ni componentes dañinos para el medio ambiente. Su implementación es fácil y puede ser monitorizado por personal no cualificado.

Temperaturas disponibles:
  • FCP -2ºC / 28ºF
  • FCP 0ºC / 32ºF
  • FCP 2ºC / 36ºF
  • FCP 15ºC / 59ºF
Suministro: Sobres de 10 unidades
Dimensiones: 29 x 30 mm
Tipo: Cuadrado
Precisión: +/- 1ºC (2ºF)

Indicador adhesivo de tipo irreversible. No requiere activación. Puede pegarse sobre superficies curvas.
Contiene un punto en medio de la etiqueta que cambia de color verde a rojo al descender la temperatura por debajo del valor del indicador.
No contiene baterias ni productos tóxicos o dañinos para el medio ambiente.
Reach compliant: El indicador FCP cumple con el Reglamento REACH de la UE (CE) No 1907/2006

Rohs compliant: Este indicador cumple la normativa de la Directiva 2011/65/UE de Restricción de determinadas Sustancias Peligrosas, adoptada en junio de 2011 por la Unión Europea

Usos de la etiqueta de descenso de temperatura FCP

El indicador FCP se usa fundamentalmente dentro de la cadena del frío para el control y la prevención de procesos de congelación o enfriamiento no deseado de productos.

La función de esta etiqueta es poder tener un control eficaz, que nos garantize que un producto no se ha vuelto a congelar, o bien no ha estado sometido a temperaturas por debajo del umbral que soporta. Es especialmente útil en productos como las vacunas, medicamentos o productos de alimentación, los cuales en caso de verse afectados por bajas temperaturas o congelarse, pueden perder sus cualidades e incluso deteriorarse totalmente. También en el caso de pinturas o algunos componentes químicos es preciso garantizar su temperatura durante el transporte o almacenamiento, para evitar su deterioro.

Control de congelación en vacunas y medicamentos

La mayoría de vacunas y también algunos medicamentos, requieren unas condiciones concretas de temperatura durante el transporte y el almacenamiento en farmacias, hospitales y centros médicos. Entre estos requerimientos, está el evitar que se puedan congelar, ya que al hacerlo, podrían perder sus propiedades o incluso volverse dañinos para el organismo. Es por tanto fundamental asegurarse, que en ningún momento se ven afectados por un descenso de la temperatura de ese tipo.

La etiqueta de descenso de temperatura FCP colocada sobre la caja de vacunas o medicamentos nos garantizará que en ningún momento, el fármaco ha sido sometido a temperaturas inferiores a lo permitido.

Registro de descenso de temperatura en alimentos frescos y preparados

Los alimentos frescos como verduras o fruta, la carne, el pescado y los alimentos preparados o precocinados requieren de unas temperaturas de conservación concretas. Igual que el exceso de temperatura puede acelerar su deterioro, el exceso de frío puede provocar su congelación deteriorando el producto.

En el caso de la carne o el pescado, si ya han pasado previamente por un proceso de congelación, no es posible volver a congelarlos, sin que ello dañe seriamente sus cualidades organolépticas. Los productos frescos como las frutas o las verduras, no pueden ser almacenados por debajo de determinadas temperaturas (fundamentalmente las de congelación), ya que ello dañaría su estructura interna dejandolas inservibles para el consumo. Igualmente determinados platos precocinados, no pueden congelarse, debido a sus componentes y al proceso de elaboración de los mismos.

Esta problemática sobre control del descenso de la temperatura en el almacenamiento o durante el transporte en alimentación, puede ser controlada fácilmente por un indicador como FCP. Esta etiqueta, de forma simple con su cambio de color irreversible, nos garantizará que esos productos no han sufrido un proceso de congelación o bien, no han descendido de determinada temperatura durante su logística y distribución.