Tel: +34 932 310 811 - surisa@surisa.es

Pintura termocrómica

Determinadas estructuras precisan un control de temperaturas extremadamente altas. Se trata de estructuras en las que no pueden usarse sensores convencionales y, en cambio, una pintura termocrómica es idónea.

Los motores aeroespaciales, oleoductos o plataformas petrolíferas en mitad del océano precisan de un control continuado en determinados puntos, como las zonas de soldadura. El difícil acceso exige un control térmico totalmente desasistido,como, por ejemplo, en caso de estructuras bajo el mar donde la corrosión hace idóneo el uso de una pintura ya preparada para resistirla.

Si necesitas comprar pintura termocromica estás en el sitio adecuado, puesto que nuestra pintura termosensible es la primera fabricada con una alta resistencia en ambientes hostiles.

La mejor selección de pintura termosensible

Decidir cuál es el tipo de pintura idónea para una aplicación concreta no es una tarea simple. Se requiere analizar el nivel de temperatura a controlar, junto con los tiempos de exposición a dichas temperaturas. Además de ello, se deben considerar los materiales sobre los que se aplicará la pintura y el entorno en el que estarán. Recomendamos contactar con nuestros especialistas, ya que ellos pueden proporcionar la mejor recomendación desde el punto del producto, la aplicación del mismo y buscando el más favorable precio de la pintura termocrómica. No obstante, en los apartados siguientes encontrarás una información más detallada que puede servir de ayuda.



Características principales de la pintura termocrómica

A continuación, destacamos  las propiedades básicas de la pintura termocrómica:

  • No necesitan imprimación para la mayoría de superficies.
  • Tiempo de reacción rápido.
  • Alto rendimiento en entornos normales y hostiles.
  • Ideal para la elaboración de perfiles térmicos.
  • Claro y intenso contraste de color.
  • Resistente a aceite, vapor y agua.
  • No requieren aditivos.
  • Variedad de pinturas: de un solo cambio o CAMBIO SIMPLE y con varios cambios sucesivos de color o MULTICAMBIO.

Aplicaciones principales de la pintura termosensible

El desarrollo de la pintura termosensible surgió ante la necesidad de monitorizar la temperatura de superficies sometidas a altísimas temperaturas.

La superficie de un motor de reacción o una turbina de gas alcanza temperaturas muy hostiles, por ello, la pintura termocrómica resulta una herramienta muy valiosa para conocer el perfil térmico y detectar defectos en su compleja estructura de cara a prevenir un accidente fatal. Posteriormente, debido a la necesidad de mantener una supervisión y control continuado del estado de estructuras, como los conductos de plataformas petrolíferas - sometidas a la influencia del agua del mar – se han desarrollado pinturas resistentes a la corrosión.

Requisitos de la pintura termocrómica

Las condiciones de trabajo de la pintura termocrómica obligan a tener presentes determinados requisitos para obtener resultados óptimos en nuestros perfiles térmicos. Este tipo de sensor, se comercializa con una detallada hoja técnica en la que se especifican todos los detalles necesarios para obtener el más alto rendimiento:

  • Color inicial: color base de la pintura antes de ser sometida a altas temperaturas.
  • Primer cambio de color: primer cambio de color que tendrá lugar al iniciarse el aumento de la temperatura.
  • Temperatura de seguridad: se informa de la temperatura a partir de la cual la pintura empezará a presentar cambios de color en función del tiempo.
  • Detalles técnicos: composición, cobertura, aptitud ante corrosión e instrucciones básicas de uso.
  • Tabla de colores: en el caso de la pintura multicambio, se incluye la relación de temperaturas de cambio y colores asociados, además de la carta de colores elaborada en Nimonic 90. Si la superficie es de otro material, realizaremos pruebas previas de verificación para comprobar los colores de la superficie en cuestión.
  • Perfil de calibración: este gráfico permite conocer la evolución de los cambios de color de la pintura, en relación al tiempo que va transcurriendo.